A propósito de»El Olvido está lleno de memoria»

Líquenes en las rocas del Cementerio de Alerces de Pabilos. (Foto de Ricardo Casas Tejeda).      

Ese gran simulacro


Cada vez que nos dan clases de amnesia
como si nunca hubieran existido
los combustibles ojos del alma
o los labios de la pena huérfana
cada vez que nos dan clases de amnesia
y nos conminan a borrar
la ebriedad del sufrimiento
me convenzo de que mi región
no es la farándula de otros

en mi región hay calvarios de ausencia
muñones de porvenir / arrabales de duelo
pero también candores de mosqueta
pianos que arrancan lágrimas
cadáveres que miran aún desde sus huertos
nostalgias inmóviles en un pozo de otoño
sentimientos insoportablemente actuales
que se niegan a morir allá en lo oscuro

el olvido está lleno de memoria
que a veces no caben las remembranzas
y hay que tirar rencores por la borda
en el fondo el olvido es un gran simulacro
nadie sabe ni puede / aunque quiera / olvidar
un gran simulacro repleto de fantasmas
esos romeros que peregrinan por  el olvido
como si fuese el camino de santiago

el día o la noche en que el olvido estalle
salte en pedazos o crepite /
los recuerdos atroces y de maravilla
quebrarán los barrotes de fuego
arrastrarán por fin la verdad por el mundo
y esa verdad será que no hay olvido.

El poema pertenece  al libro «El Olvido está lleno de Memoria», del poeta uruguayo Mario  Benedetti, condecorado con la Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral por la República de Chile. 

Decir «el olvido está lleno de memoria» 
es lograr la construcción de un axioma que puede conjugar contrarios.
La verbalización de la emoción de país latinaomericano, oriental o africano
de emigrante, dentro y fuera del territorio natal.
La crítica a la noción de país
La crítica a quienes pretenden
todo tipo de cosas
por el gusto depretenderlas.

La crítica al egoísmo
a la parafernalia 
a la venta al por menor de humo.
 
a la la obra que cimenta en nuestra crítica muda
sin canción.

a la tonta esperanza 
que tendremos miedo
de los que mandan a otros
para no mancharse la solapa.

Porque si el olvido está lleno de memoria
deberías preguntarte que habrá de contener 
el silencio,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *