«Las Maquinitas», proezas del basquetbol femenino osornino

16864579_10155149580469455_2851825032135999352_nOsorno, jueves 23 de octubre de 1975. Diario La Prensa.
«El triunfo dramático -no apto para cardíacos-, fue recibido con desbordantes manifestaciones del público calculado en tres mil personas que repletó las aposentadurías del recinto deportivo Santa Elisa. El partido en que primó el nerviosismo mostró a un Valparaíso con una estrategia de juego bien calculada y planificada. Desde los primeros minutos y hasta los diez minutos finales las porteñas dominaron las acciones, mediante un sistema de defensa de zona semiflotante con una marcación irrestricta individual y a presión de Claudia Muñoz, sobre Patricia Uribe. En los seis minutos finales Osorno se consolidó con una vibrante victoria sobre Valparaíso por 53-42en la Quinta jornada Nacional de Básquetbol Femenino».

Hay que reconocer que Osorno tiene herencia basquetbolística, me atrevo a decir que somos cuna de grandes talentos, aunque a Valdivia le moleste. Tenemos jugadoras mundialistas como la emblemática María Gallardo. Pero hoy quiero compartir la historia de «Las Maquinitas».

Estaba tomando once en casa de una de las integrantes de este equipo de baloncesto y por primera vez escucho este tremendo nombre. Es ahí cuando la tía Patricia Uribe Perez comienza a relatar las proezas de estas mujeres aguerridas en la cancha. Eran los ’70, cuando aparecieron «Las Maquinitas», dirigidas por el profesor Carlos Schwarzenberg Mohr, comenzaron como muchos en Osorno, desde pequeñas en las series infantiles, pero fue en categoría juvenil donde lograron llegar al primer lugar nacional (escolar y federado).
En cancha este equipo ganaba por diferencias abrumadoras de 105 a 19, como se relata en el libro de Fernando Delgado Santibañez, «Historia del deporte Osornino».

16831207_10155149580474455_2002400085304171214_nHoy hago un pequeño homenaje al grupo integrado por Patricia Uribe Perez, Marianela Matamala, María Angélica Matamala, Ximena Moll, Susana Ogalde, Ana Barría, Emilia Villarrroel, Luisa Valenzuela, María Gutierrez, Gloria Reyes, Marta González, Nancy Rojas, Gabriela Alvarez, Carmen Dominguez y María Eugenia Peters. Reconocimiento especial a Carlos Schwarzenberg y al asistente técnico Alejandro Schulz.
Como señala Delgado, pese a que el talento humano está en abundancia en cada metro cuadrado de este hermoso Osorno, no ha sido suficiente para conseguir una nueva generación de «Maquinitas».

Mientras seguimos tomando once, la tía Patricia Uribe Perez, se levanta rauda, me dice «las dejo», agarra su «chauchera», ropa deportiva lista, buenas zapatillas y parte nuevamente a esas canchas de gloria, donde aún deleita con sus tiros de larga distancia y entradas sorpresivas en el área.


Yessica Nuñez Paredes , 
Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *